Resultados de la búsqueda «cien años de soledad»

Las ediciones conmemorativas de la RAE

Desde el año 2004 Alfaguara acompaña a la Real Academia Española y a la Asociación de Academias de la Lengua Española en la aventura de editar la hoy ya legendaria colección de ediciones conmemorativas.

Existe una confluencia profunda entre los objetivos de las Academias y la visión editorial del sello Alfaguara, que se resume, por una parte, en su vocación panhispánica, en la idea de que el español es una patria común, y que nuestro trabajo consiste en generar puentes de circulación para los libros entre las dos orillas, como también en un viaje de norte a sur a través de la geografía de nuestra lengua; y por otra, en el hecho de que la gran literatura de nuestro idioma es un patrimonio común, una herencia compartida.

El proyecto de crear y publicar una colección formada por la mejor literatura en español en ediciones definitivas, a precios populares y avaladas por la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española es la mejor plasmación del objetivo anterior y un proyecto editorial fundamental para un sello literario como Alfaguara.

Desde la edición de Don Quijote de la Mancha, en el año 2004 y coincidiendo con la celebración del IV Centenario de la obra, asumimos como un reto editorial el hecho de convertir obras canónicas de la literatura en español en auténticos best sellers. Los resultados de este proyecto, que parecía un sueño quijotesco, han sido incontestables: más de 3.000.000 de libros vendidos del ingenioso hidalgo y más de 1.000.000 de Cien años de soledad, por citarles los casos más paradigmáticos. Estas cifras corroboran que el objetivo acercar la mejor literatura a todos los públicos se ha cumplido con creces. De ambas obras, que en estos años desde su primera edición se han convertido en ediciones emblemáticas para los lectores, se han llevado a cabo reediciones recientes. Del Quijote en 2015, y este mismo mes de septiembre regresa a las librerías la edición de Cien años de soledad, para celebrar el Cincuentenario de esta novela monumental.

Otros títulos fundamentales completan la colección: La región más transparente, de Carlos Fuentes; Antología general, de Pablo Neruda; Gabriela Mistral en verso y prosa; La ciudad y los perros, de Mario Vargas Llosa; Rubén Darío: del símbolo a la realidad. Obra selecta, y La colmena, de Camilo José Cela. Todas ellas conforman la antesala de esta que hoy presentamos, editada para conmemorar el 30.º aniversario de la muerte de su autor: Borges esencial, una antología compuesta por lo mejor de la obra de Jorge Luis Borges, sin duda uno de los escritores más importantes del siglo XX y maestro indiscutible de la ficción contemporánea. Su obra trasciende las fronteras del idioma para convertirse en una aportación universalmente reconocida a la literatura y al pensamiento contemporáneos.

Estas ediciones conmemorativas —Borges esencial no es una excepción en ese sentido— constituyen una magnífica oportunidad de poner a conversar a críticos, escritores y académicos de uno y otro lado del Atlántico sobre cada una de las obras que conforman la colección. Esta conversación, que se plasma en los estudios complementarios que acompañan a las ediciones, es uno de los valores fundamentales de esta colección y convierten la lectura de las obras a las que acompañan, a la luz de lo que aportan, en algo nuevo, mucho más enriquecedor y sugerente para el lector.

Estamos agradecidos con las Academias por seguir confiando en nosotros como los editores de sus conmemorativas. Celebramos también el trabajo realizado por la Academia Española de la Lengua y la Academia Argentina de Letras (en cabeza de su director don José Luis Moure), por la edición y coordinación de este espléndido volumen que es Borges esencial, que hoy pasa a formar parte de esta biblioteca de los mejores autores de nuestra lengua.

Sudamericana

En 1939, un grupo de intelectuales argentinos, entre los que se encontraban Victoria Ocampo y Oliverio Girondo, decidió fundar Editorial Sudamericana con el propósito de dar a conocer a autores sudamericanos y, a la vez, traducir y divulgar la literatura extranjera contemporánea. Para concretar el proyecto, se buscó a un editor con experiencia, Antonio López Llausás, que había salido de España a causa de la Guerra Civil. Poco después se convirtió en su principal accionista y, años más tarde, sus hijos y nietos se ocuparían de la conducción de Sudamericana hasta nuestros días. Desde 2001 es parte de Penguin Random House y sus títulos se distribuyen en todos los territorios del grupo editorial.

En la historia de Sudamericana pueden encontrarse algunos de los principales nombres de la literatura argentina como Julio Cortázar, Ernesto Sábato o Manuel Puig, y de grandes figuras internacionales como Thomas Mann, Hermann Hesse, William Faulkner y Albert Camus. Cien años de soledad, un punto de referencia ineludible del boom latinoamericano y de toda la narrativa contemporánea escrita en español, fue publicada por Sudamericana en 1967 después de que varias editoriales españolas la rechazasen. Sudamericana también introdujo el libro de autoayuda en Argentina y en el resto de América Latina, y creó Piragua, una de las primeras colecciones de libros de bolsillo.

Sudamericana mantiene abiertas otras colecciones, como Ensayo, que incluye títulos de historia, sociología, economía y filosofía; Narrativa Histórica, con nombres tan importantes como García Hamilton; la exitosa colección Investigación Periodística, con autores como Andrés Oppenheimer, así como Pan Flauta y Sudamericana Joven, prestigiosas colecciones de literatura infantil y juvenil.

El último adiós a Philip Roth, espejo de la Norteamérica del siglo XX.

“Todos los talentos tienen sus límites: su naturaleza, su alcance, su fuerza; y también su final». Philip Roth

Este otoño Literatura Random House publicará el nuevo libro de Philip Roth, Por qué escribo

“Todos los talentos tienen sus límites: su naturaleza, su alcance, su fuerza; y también su final», explicaba Philip Roth en su última entrevista, concedida al diario The New York Times Book Review en enero de este mismo año. «No todos pueden ser fructíferos para siempre», agregaba el autor que en 2012 anunció que abandonaba la escritura.

El escritor norteamericano Philip Roth ha fallecido en Manhattan a causa de una insuficiencia cardíaca a los 85 años. El conjunto de sus novelas, cuentos y ensayos, componen una de las obras literarias más importantes del siglo XX. Es autor de novelas tan célebres como El mal de Portnoy, el monólogo de un joven soltero judío que se confiesa con su psicoanalista; la trilogía americana compuesta por Pastoral americana, Me casé con un comunista y La mancha humana o el cuarteto de novelas sobre el miedo y la mortalidad (Elegía, Indignación, La humillación y Némesis), que Literatura Random House compiló en un solo volumen, Las Némesis. En sus obras retrató con gran sutileza intelectual las falsas promesas del sueño americano, las experiencias de los judíos instalados en Estados Unidos y la búsqueda de la felicidad a través de la satisfacción sexual.

Philip Roth (1933-2018) obtuvo el Premio Pulitzer en 1997 por Pastoral americana. En 1998 recibió la Medalla Nacional de las Artes en la Casa Blanca y, en 2002, el máximo galardón de la Academia Americana de las Artes y Letras, la Medalla de Oro de Narrativa, previamente otorgada a John Dos Passos, William Faulkner y Saul Bellow, entre otros. Fue galardonado en dos ocasiones con el National Book Award, el PEN/Faulkner Award y el National Book Critics Circle Award.

En 2005, La conjura contra América recibió el premio de la Society of American Historians, concedido a “su destacada novela histórica en 2003-2004 sobre un tema histórico norteamericano” y el Premio W.H. Smith por el mejor libro del año, convirtiendo a Roth en el primer escritor en  ganarlo dos veces en los cuarenta y seis años de historia del premio.

En 2005, Roth se convirtió en el tercer escritor norteamericano vivo cuya obra publicó la Library of America en una edición completa y definitiva. En 2011 recibió la National Humanities Medal en la Casa Blanca, y fue nombrado posteriormente el cuarto ganador del Man Booker International Prize. En 2012, ganó el máximo galardón de España, el Premio Príncipe de Asturias, y en 2013 ganó el más prestigioso de Francia, el Comandante de la Legión de Honor.

Múltiples reconocimientos para un autor que hace unos meses rompió su silencio. «Frustración y libertad. Inspiración e incertidumbre. Abundancia y vacío. Salir disparado hacia delante y quedarte enredado por el camino. Día tras día, el repertorio de dualidades oscilantes que soporta todo talento, y también una tremenda soledad. Y el silencio. Cincuenta años en una habitación silenciosa como el fondo de un estanque, produciendo a duras penas -cuando todo iba bien- mi ración mínima diaria de escritura aprovechable«. Cincuenta años inmerso en un monólogo íntimo que, al igual que su alter ego literario Nathan Zuckerman, se caracterizaba por una mirada mordaz y aguda sobre sí mismo. Toda una vida interpretando su propia persona, la identidad de los judíos de Estados Unidos, la sociedad americana y las pulsiones humanas.