El poeta chileno Nicanor Parra, Premio Cervantes 2011, murió este 23 de enero a los 103 años.

Nacido en San Fabián de Alico, Chile, en 1914, publicó a los cuarenta años su primer libro, Poemas y antipoemas, celebrado por Neruda y por la crítica chilena y latinoamericana como todo un acontecimiento. Desde entonces y por más de sesenta años Para dio forma a un proyecto, el de la antipoesía, que marcaría un antes y un después radical en la poesía de la lengua española, teniendo alcances en otras tradiciones y lenguas como la inglesa, donde tempranamente fue traducido por figuras Como Allen Ginsberg y William Carlos Williams.

Entre sus obras clave se cuentan, además de Poemas y antipoemas, Canciones rusas, Obra gruesa, Sermones y prédicas del Cristo de Elqui, Hojas de Parra y Discursos de sobremesa. Todas fueron ampliamente recogidas en la edición de su poesía reunida publicada por Lumen en toda Hispanoamérica en 2017 bajo el título El último apaga la luz.

Su muerte se produjo este martes 23 de enero en la culmina de La Reina, Santiago, donde pasó sus últimos días. Hasta poco antes, vivió en Las Cruces, en el litoral central de Chile.

Su poesía ha sido reconocida, entre otros, con los premios Nacional de Literatura de Chile, Juan Rulfo de México, Reina Sofía y Cervantes de España y el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda otorgado por el gobierno de Chile.

«Todo se lo debo a Parra»

Roberto Bolaño

«Al liberar a las palabras obreras de la sumisión que les imponen las palabras sagradas, Nicanor Parra le devolvió a la poesía la vida y a nosotros el sueño incancelado de la libertad».

Raúl Zurita

«Nicanor Parra es, sin dudas, uno de los mejores poetas de Occidente».

Harold Bloom

«Leí por primera vez a Parra en La Plata, cuando era estudiante, en 1962 o 1963. Todavía me acuerdo de esa tarde. Me senté a leerlo en el bar Pérsico, frente al correo, y cuando me levanté era de noche y yo era otro”.

Ricardo Piglia

Publicado 23/04/18